Hoy desarrollaremos el segundo punto de VENDE MÁS, AL RITMO DE LA MÚSICA. En el primer punto analizábamos los fundamentos del equipo ideal para reproducir tus contenidos audiovisuales. Aquí analizamos que contenidos son los más adecuados para tu negocio y para sacar el máximo rendimiento a los equipos que ya has instalado.

Nos vamos a centrar en la música, pero también hay que tener en cuenta las imágenes que acompañan a esa música, los colores, los olores y cualquier elemento que excite nuestros sentidos. La primera decisión importante es que tipo de música define más nuestro producto o gusta más a nuestro público. Es una elección difícil en la que siempre ahy una componente de riesgo a equivocarse pero que solo se puede acertar probando los resultados en cada momento y analizando los factores. Un poco como el juego de Mastermind.

Pero para no ir a ciegas si que hay parametros iniciales a tener en cuenta. Como el estilo de vida de nuestro cliente ideal, su poder adquisitivo, su imágen externa. Estos factores nos ayudarán a elegir una linea inicial sobre la que trabajar y depurar después. Si nuestro público es rockero de mediana edad y clase media ya podemos empezar con grupos de rock de los 80, 90.

También es importante decidir si los temas son muy conocidos o mejor algo más «indi». Si són concocidos existe el riesgo de que al oirlos le afloren sentimientos no deseados, como la tristeza o el rencor y abandonen nuestro establecimiento. Si que es cierto que si la música nos gusta el tiempo pasa más despacio y las posibilidades de compra son mayores.

El dilema surge entre poner la música que vende más o poner la música que hace el negocio más agradable. Una de las tendencias es poner una música que identifique el negocio le de una personalidad y permita al público identificarla por el sonido, en este caso es la asociación de música con producto lo que hace que aumenten las ventas. Para potenciar este tipo de estrategia es necesario apoyar la música con elementos audiovisuales, olfativos, mayor o menor temperatura de la tienda, colores que hacen el ambiente muy confortable y se relaciona esa sensación con el producto. Ofrecer experiencias multisensoriales que consigan estimular a los consumidores para poder llegar con nuestros mensajes a esa parte subconsciente y poder despertarla.

Cuando ya pensamos que lo tenemos todo resulta que no escuchamos igual un lunes por la mañana que un sábado por la tarde, nuestro estado de ánimo personal también condiciona  lo que nos apetece oir. Si estás de lunes querrás algo más reconfortante y reponedor y el sábado por la tarde quieres algo que te haga sentir que estás de fiesta y que el mundo es tuyo, que lo que compres va a hacer que triunfes en la vida.

Aunque se indican algunas lineas de acción lo más importante es conocer bien tu producto y a tu cliente. La observación y el feedback, llegar a lo profundo, a la conexión.

Acustic Menorca LO VES, LO ESCUCHAS Y LO DISFRUTAS…

No dudes en ponerte en contacto con nosostros para cualquier duda o sugerencia sobre el tema o sobre algunos de lso temas realcionados con el mundo audiovisual. Tu opinión es importante para nosotros, nos ayuda a crecer.

ACUSTIC MENORCA: 971 484 339 / 659 823 261

Tengo un recuerdo de esos recurrentes de la boda de mi amigo Jose Angel que me impactó y me hizo entender algunas cosas. No es algo fuera de lo normal pero de alguna manera recrea lo que quiero contaros en este post. Durante la comida de la boda, en le restaurante de turno, había un simpático pianista amenizando con música variada. Los camareros empezaron el servicio y la música comenzó a sonar. Cuando ya llevaba un rato me di cuenta de que estaba comiendo muy deprisa y que el motivo era que el simpático pianista tocaba las canciones pegadizas a un ritmo muy elevado.

Me acerqué al pianista y le pedí que por favor tocara un poco más lento que nos íbamos a atragantar. Su respuesta fue que tocaba a sí de rápido para que comiéramos más rápidos que había que acabar a la hora y no nos podíamos distraer. En ese momento me di cuenta de lo influyente que es la música en nuestras vidas y como es capaz de cambiarnos sentimientos e incluso de generarnos movimiento involuntario.

Hace poco que instalamos un sistema de audio en la Pizzería restaurante Oristano. Es un sistema de audio que permite escuchar música en todas las salas del restaurante. Para ello se han instalado varios altavoces de color blanco que se integran en la decoración y no resultan molestos a la vista. La colocación estratégica de los altavoces y su buena calidad de sonido permiten que no sea necesario dar mucho volumen para tener un sonido envolvente mientras se cena.

El restaurante tiene varios comedores en dos plantas y el sistema instalado permite que cada sala disponga de su sonido independiente del resto, en previsión de que puedan ser alquiladas para eventos o celebraciones con total independencia del resto del restaurante.

Algo novedoso de esta instalación es que se pueden conectar hasta nueve dispositivos diferentes al circuito de audio. Eso quiere decir que si un cliente quiere poner una canción de su móvil para dar una sorpresa, puede hacerlo. También se pueden conectar Ipad, ordenadores, instrumentos, etc.

En el salón superior se pueden hacer espectáculos en directo, grupos musicales o DJ y escucharse en todo el restaurante o en la sala que se quiera seleccionar.

El sistema ya está instalado y funciona perfectamente pero…

La segunda parte del post y no menos importante es ¿Qué contenidos le doy a mi negocio? ¿Cómo consigo optimizar el sistema de audio para conseguir que mis clientes estén cómodos, quieran volver y sobre todo recomendar el restaurante a otra gente?

Que eso pase va a depender de:

  1. El tipo de música que pongas.
  2. El volumen al que suene la música
  3. El ritmo de la música en cada momento

Y estos factores los deberás tener en cuenta según:

  1. El día de la semana en que te encuentres.
  2. La hora a la que suene la música.
  3. La cantidad de gente que haya en nuestro negocio.
  4. La edad mayoritaria de los clientes.

Con todos estos elementos tenemos que crear la formula para que lo que suene y como suene haga que vendamos más. Esto lo puedes hacer tú si tienes tiempo o lo puedes contratar a empresas especializadas como la nuestra que te lo automatiza desde servidores propios y ya no te tienes que preocupar ni de buscar música ni de decidir que poner en cada momento.

Si encima tienes varias tiendas en distintos lugares, te puedes permitir el unificar y crear tu propia banda sonora o lo que es lo mismo, que los clientes identifiquen tu producto por la música y que cada vez que escuchen una canción les evoque el recuerdo de la maravillosa experiencia que tuvieron en tu local.

Con esto controlado solo te queda centrarte en lo que sabes hacer y ser el mejor en lo tuyo y así tienes el éxito de tu negocio garantizado.

Nosotros no sabemos hacer pizzas como xavi pero si sabemos hacer que te la comas feliz y contento, escuchando buena musica y que se te quede grabado ese momento como un buen recuerdo.